Cargando Imágenes





Documento sin título
ArteTerapia  


“La curación es un proceso artístico y el arte un proceso de curación.
 Ambos tienen que ver con el futuro”

Terapias artísticas

     Los procesos vitales y las funciones orgánicas que primariamente funcionan en el organismo de una forma natural necesitan en la enfermedad de una ordenación consciente.

     La Medicina Antroposófica ha desarrollado ejercicios artísticos terapéuticos basándose en el conocimiento de las leyes actuantes en los procesos naturales y en las expresiones del ser humano. Dependiendo de la enfermedad específica del paciente se incluyen en un concepto terapéutico global. Su aplicación concreta se apoya en la transformación terapéutica del proceso o actividad de los diferentes artes. Por ello la terapia artística  antroposófica se diferencia en especialidades como plástica, pintura, música y dicción.

     Con el acompañamiento terapéutico es el mismo paciente quien realiza el proceso curativo.    

     La activa ocupación con el material, el color, la forma, el sonido, la palabra o el movimiento  conduce al paciente a una relación creativa con las cualidades del mundo y de su propia alma. Estas pueden experimentarlas de una forma variada y aprender a estructurarlas conscientemente.

     En el transcurso de una terapia son ejercitados y estimulados procesos formativos que pueden contrarrestar las causas de la enfermedad y dar lugar a un nuevo equilibrio. Se tratan pacientes con enfermedades corporales, anímicas, en crisis biográficas y con trastornos del desarrollo.

     En el ámbito del desarrollo personal se trata de fortalecer una sana autoestima y una iniciativa que alcance después hasta la vida diaria. Durante la terapia se pretende que el paciente desarrolle  su orientación artística propia y personal  y que además libere sus fuerzas para lograr sus propias metas.
Las terapias artísticas antroposóficas estimulan de diferente forma la interacción dinámica de los ámbitos físico, fisiológico, anímico y espiritual del ser humano. Ordenando y armonizando, conducen al paciente a una activa autorregulación que actúa hasta en lo orgánico.  

 

Plástica

     Con el modelado se ponen en una nueva relación pensar, sentir y actuar.

     Los procesos que se realizan durante el modelado del surgir y perecer, así como de la evolución y metamorfosis son activados con una finalidad terapéutica. Las fuerzas constructivas del organismo se fortalecen por este tratamiento. Además se fomenta la estructuración y la estimulación de los procesos fisiológicos activos en la construcción y regeneración de los órganos, así como la consciente y despierta capacidad de concentración y de orientación. 

 

Pintura

     La inmersión dirigida terapéuticamente en la vida y la dinámica del color abre la puerta a las cualidades arquetípicas de la vivencia anímica. Esto sucede a través  de la ordenación de polaridades, de la acentuación y de la compenetración.

     Con el trabajo concreto con el color, el movimiento y la forma, así como con las diferentes técnicas de la pintura son requeridos procesos anímicos y estimulados procesos de equilibrio en al ámbito funcional y orgánico.   

     Con el dibujo y el dibujo de formas se trabajan la configuración consciente de la línea, el ordenamiento rítmico del movimiento y la polaridad claro-oscuro. Con ello se estimula la capacidad de orientación y concentración o se contrarrestan estados de espasmos y estancamiento diluyéndolos.


Música

     La música conduce lo exterior y lo interior o la respiración física, fisiológica y anímica hacia una totalidad. Terapéuticamente con la música se invoca al vivenciar interior, se estimula la capacidad conformadora  y se actúa hasta en la regulación de las funciones orgánicas.

     En el ámbito no verbal es requerida  la capacidad de compresión, de vivencia y de comunicación.

     El proceso de escucha y la capacidad de concentración son estimulados, los procesos de conciencia experimentados conscientemente y asimilados los efectos que promueven el equilibrio de las unilateralidades que dan lugar a la enfermedad.


Dicción

     La conformación de la palabra utilizada terapéuticamente confronta con la capacidad del hablar. El trato dirigido con la palabra, la voz y la respiración suscitan la autopercepción, la autoestima y la búsqueda de identidad. Con ello se asocia igualmente una toma de conciencia de la integración social.
El tratamiento con la palabra, la voz y la respiración cimienta y facilita la fuerza de autocuración de la personalidad.  


© Instituto Hygiea - Asociación sin Ánimo de Lucro - C/ Luis de Toro 3 Bajo, 10600 Plasencia (Cáceres) Tlf./ Fax: 927 418 447- C.I.F.:G-10274884
Inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones en la Sección 1ª con el Nº 2782 - Aviso Legal | Política de Privacidad

Página web desarrollada por Extérnal Consultoria y Outsourcing S.A.| www.external.es | www.extremaduranegocios.com |