Cargando Imágenes





Documento sin título
Salutogénesis  

La salutogénesis  es un enfoque desarrollado por el sociólogo americano en medicina Aaron Antonovsky en los años 70 y 80 del siglo pasado. La Salutogénesis aporta a la  medicina actual y futura  un conocimiento científico de las fuerzas de autocuración del organismo humano.

 

Mientras que la medicina ortodoxa se centra en los procesos que dan lugar a la enfermedad o patogenéticos, la salutogénesis pone su punto de mira en aquellos procesos que mantienen sano al hombre, a estos se los denomina salutogenéticos.

 

En una epidemia de gripe, por ejemplo, desde este nuevo modelo la pregunta es por qué determinadas personas permanecen sin contraer la enfermedad a pesar de haber estado expuesto a los virus de la gripe. El enfoque habitual de la medicina explica la propagación de la enfermedad por medio del virus pero se desentiende de los procesos que evitan la enfermedad. También cabe preguntarse por aquello que permite al hombre enfermo recuperarse de una enfermedad incluso sin un tratamiento médico como es el caso de una hepatitis aguda, o por qué ciertas personas no enferman a pesar de muchos factores externos negativos.

 

En la enfermedad las indicaciones terapéuticas o tratamientos de la salutogénesis tienen como objetivo la regulación y fortalecimiento de las fuerzas de autocuración y no su reparación o mantenimiento    como es el caso con los tratamientos de la medicina convencional.

 

En diversos estudios se investiga sobre las condiciones que promueven salud y se van desarrollando las respuestas y criterios de un enfoque salutogenético de la medicina. Mencionar al profesor e investigador Ronald Grossarth-Maticek que desde los años 70 ha realizado estudios epidemiológicos en más de 30 000 personas. Aunque en este articulo no podemos detallar sus conclusiones si destacaremos algunas interesantes para el tema que nos ocupa. Una conclusión es que en un enfoque salutogenético de la medicina hay que considerar con que actitud y responsabilidad asume  la persona tanto el cuidado de su salud como su recuperación en caso de enfermedad. Aquellas personas que asumen con responsabilidad e iniciativa propia o utilizando la terminología del profesor Grossarth-Maticek, que tienen un mayor nivel de autorregulación, mostraron en su estudio una menor probabilidad de enfermar o un pronostico más favorable en caso de enfermedades graves como el cáncer o enfermedades cardiocirculatorias. Es decir  mientras que en la medicina convencional se investiga sobre las causas generales exteriores de las enfermedades, el interés en el enfoque salutogenético, centrado en como permanece sano el hombre, reside en el conocimiento de las particularidades de cada persona, en definitiva de lo especial de cada individuo en lugar de leyes generales. Otra conclusión de este estudio es que las personas enfermas, que quieren participar activamente en su curación y no ser meros sujetos pasivos, optan en la mayoría de los casos por los tratamientos o los métodos terapéuticos de las medicinas complementarias. Los métodos  de las medicinas complementarias, principalmente naturales, se basan en un estimulo de las fuerzas de autocuración.


© Instituto Hygiea - Asociación sin Ánimo de Lucro - C/ Luis de Toro 3 Bajo, 10600 Plasencia (Cáceres) Tlf./ Fax: 927 418 447- C.I.F.:G-10274884
Inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones en la Sección 1ª con el Nº 2782 - Aviso Legal | Política de Privacidad

Página web desarrollada por Extérnal Consultoria y Outsourcing S.A.| www.external.es | www.extremaduranegocios.com |